10 castillos que quizá no conozcas (y deberías)



Lo admitimos, catedrales, castillos, museos, casas antiguas…. Somos un poco adictos a las piedras y seguro que viendo muchas de ellas lo entendéis. Hay muchas cosas geniales que se pueden hacer en un día de viaje y una de ellas es dejarse llevar por las historias de los castillos, imaginar su construcción y a sus pobladores y jugar con nuestra imaginación. Y claro, castillos hay muchos, con los orígenes y biografías más dispares y con los presentes más diversos. Los hay famosos y atestados de visitantes, los hay tímidos con las visitas, casi escondidos, los hay habitados, los hay reconvertidos en alojamientos… Si citamos la palabra “castillos” habrá muchos que se os vengan a la mente, pero quizá no estos diez de los que hablamos a continuación. Nosotros hemos estado allí y os recomendamos la visita por diferentes motivos. Aquí va nuestro ranking de castillos que seguro que no te importaría conocer.










1-      BLENHEIM PALACE (INGLATERRA)

No es muy conocido por: Vale, empezamos fuerte, porque Blenheim es bastante conocido, la verdad, pero su cercanía con el mítico Windsor le priva de la atención que merecería si estuviese más aislado. Los castillos en Inglaterra no son baratos, pero merecen la pena. A Blenheim se le puede/debe dedicar un día.

Dónde está: En el sur de Inglaterra, en la localidad de Woodstock y a apenas 20 minutos en coche de Oxford. Es una de las excursiones obligadas desde esta localidad.


Deberías conocerlo por:

1-      Es Patrimonio de la Humanidad y absolutamente fundamental si quieres conocer algo más de la historia de uno de los personajes más influyentes del Reino Unido, Winston Churchill. Aquí nació y hay una parte completa de la visita dedicada a él, a su vida en Blenheim, a su liderazgo internacional y a su filosofía de vida.


2-      El interior es exquisito, de hecho hay varios tours distintos para conocer mejor las dependencias, algunos con un precio extra. Reconozcamos que encontrar una biblioteca tan grande con un órgano dentro más propio de una iglesia, no es muy habitual.


3-      Sus jardines no son menos. Hay un recorrido oficial por ellos, hay varias rutas con senderos ya que la propiedad es enorme, e incluso se puede reservar una visita con un buggy o con un trenecito turístico. Sólo hace falta que la meteorología acompañe. Si os apetece os recomendamos reservarlo nada más llegar, porque sólo hay algunos tours al día y se llenan. Ah, y por si esto es poco, como en muchos castillos ingleses vuestra entrada os valdrá para volver gratis durante un año.


2-      CASTILLO DE HOHENZOLLERN (ALEMANIA)

No es muy conocido por: Como en el resto de casos los alrededores juegan en su contra. El visitante ávido de castillos de cuentos de hadas suele buscar el cercano Neuschwanstein, a apenas 200 kilómetros y también hay otros castillos muy cerca. Para colmo Hohenzollern está en plena Selva Negra, en la que los turistas tienen dónde elegir si buscan naturaleza.

Dónde está: Pese a que el entorno juega en su contra en algunas cosas, también es privilegiado en otras. El castillo se ubica al sur de Stuttgart, de la que dista apenas una hora, pero también es fácil y rápido llegar desde otros lugares como Friburgo o incluso el norte de Suiza.


Deberías conocerlo por:

1-      Porque su historia es increíblemente rica, ya que los orígenes del primer castillo datan del siglo XIII y eso hace que su interior albergue algunas joyas como la corona de Guillermo II, rey de Prusia. Sí, aquí vivieron reyes, y por eso las dependencias interiores no tienen mucho que envidiar a las de cualquier gran castillo de renombre.

2-      Porque cuenta con dos capillas que también son una preciosidad y un patio que nos ofrece una vista genial del edificio de estilo neogótico. Y hablando de vistas, al estar en lo alto de una colina, las que ofrece Hohenzollern del valle son perfectas.


3-      Y qué decir de la vista que hay del castillo desde abajo. La razón definitiva es que si vas conduciendo y lo divisas a lo lejos ya sabes que te arrepentirás si no vas. Eso lo puedes dar por seguro.


       3-     CASTELLAR DE LA FRONTERA (ESPAÑA)

No es muy conocido por: España es también lugar de grandes castillos y quizá este no sea de los más populares, pero su visita no está de más. Hay que decir que en Andalucía sí que es muy conocido y visitado, pero sus turistas suelen apostar más por la cercana playa. Aquí el litoral le gana al interior.

Dónde está: En la comarca del campo de Gibraltar, muy cerca de La Línea de la Concepción y Algeciras, a hora y media de Cádiz y a dos horas de Málaga.


Deberías conocerlo por:

1-      Su origen es árabe, del siglo XIII, está completamente restaurado y en un paraje natural fantástico. Sobre un promontorio a algo más de 250 metros de altura se divisa el embalse de Guadarranque y es sitio obligado para los amantes de las rutas por la naturaleza. Te sorprenderá la cantidad de turismo internacional que llega aquí.

2-      Porque su interior te va a sorprender. En realidad no es un castillo, sino un pueblo amurallado y dentro podrás pasear por las típicas callejuelas blancas andaluzas. Además hay mercadillos que le dan una vida espectacular.


3-      Porque si lo deseas, te puedes alojar. El castillo cuenta con un alcazar que se ha rehabilitado como hotel. Además de las tiendas de recuerdos típicas también hay un restaurante junto a la entrada en el que se come genial y varias ventas en el recorrido. Y es que entre el castillo y el pueblo en realidad hay casi 10 kilómetros de escarpado recorrido.


4-      VILLANDRY (FRANCIA)

No es muy conocido por: Pues según se mire, oiga. Si pensamos en castillos imponentes del valle del Loira probablemente repararemos primero en Chambord o en Chenonceau. Desde ese punto de vista Villandry no es el más buscado, pero quien acude con varios castillos por ver lo incluirá seguro y por muchas razones. De hecho siempre está en las listas de los castillos más visitados de Francia.

Dónde está: En la localidad del mismo nombre en pleno valle del Loira. El castillo está a menos de media hora de Tours y a unas dos horas de Nantes. Si haces la ruta de los castillos la verdad es que no tiene pérdida.


Deberías conocerlo por:

1-      Es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Acabado en el siglo XVI es el último palacio renacentista construido a orillas del Loira. Napoleón lo compró para su hermano, aunque lo cierto es que ha pasado por diferentes propiedades.


2-      Porque siendo algo chovinistas, el castillo tiene mucho de español. A principios del siglo XX Joachim Caravallo, que había nacido en nuestro país lo compró y se afanó en darle el aspecto que más o menos tiene ahora. Su familia sigue siendo la dueña.


3-      Para el final hemos dejado la razón más obvia. Sus jardines, que merecen comentario, porque se puede decir mucho de ellos, pero que sobre todo merecen visita. Nos atreveríamos a decir que la inmensa mayoría acude por ellos y considera el castillo sólo un valioso añadido. Seis hectáreas de belleza extrema con jardines, huertos y unas vistas extraordinarias.


5-      EDIMBURGO (ESCOCIA)

No es muy conocido por: A ver, claro que es conocido, pero en una ciudad que cuenta con los atractivos turísticos de Edimburgo, este es sólo uno más. Además los castillos de las Highlands se llevan la fama en Escocia, pero acabar cualquier ruta turística por la capital aquí es muy recomendable.

Dónde está: Ni en las afueras ni escondido. Está en pleno centro de Edimburgo y de hecho como buen castillo se ubica en lo alto de una pequeña colina, lo que lo hace visible desde muchos lugares en la ciudad.


Deberías conocerlo por:

1-      Porque es parte imprescindible de tu recorrido por Edimurgo. En lo alto de Castle Hill, aquí arranca la popular Royal Mile. Por dentro es también muy grande, el recorrido puede llevar varias horas y además de mucho material bélico también hay antiguas prisiones y joyas de la corona escocesa.

2-      Si estos muros hablasen contarían 1.001 historias. El castillo ha tenido usos militares hasta hace poquísimo y sabe mucho de asedios y batallas. Si te marean todas estas historias, está junto al museo del whisky (por marearte un poco más) y al estar en pleno centro de la ciudad puedes tener una panorámica muy atractiva de Edimburgo y al mismo tiempo desde muchos lugares de la ciudad también puedes ver el castillo, por lo que las panorámicas son una gran baza.


3-      Por el Military Tatoo. En verano, especialmente agosto, Edimburgo es un hervidero de festivales en el que cuesta encontrar una plaza hotelera. Uno de los más populares es el Military Tatoo. En la explanada de entrada al castillo se desarrolla este enorme desfile militar lleno de música y espectáculo para el que hay que comprar las entradas con mucha antelación.


6-      CASTILLO DE LIECHTENSTEIN (AUSTRIA)

No es muy conocido por: El castillo está a las afueras de Viena y pese a que entra en muchos circuitos turísticos, no supone la principal atracción para quien acude a la capital austríaca. Pero incluso si nos lo tomamos como un añadido interesante, podremos apreciar la visita.

Donde está: Lo encontramos muy cerca de Viena, a apenas 40 minutos por carretera del centro. La capital austriaca es conocida por sus increíbles monumentos, sus geniales parques y su relación con la música, pero en sus alrededores encontramos varios castillos. Este es uno de ellos.


Deberías conocerlo por:

1-      Su entorno es sensacional. Muy cerca de la gran urbe está enclavado en el llamado “Bosque de Viena”, una zona perfecta para un tranquilo paseo, muy cerca también de la pintoresca localidad de Baden.

2-      El nombre del país, Liechtenstein, viene de aquí. En realidad es el nombre de la familia de príncipes propietaria del castillo desde su construcción en el siglo XII. Los otomanos lo arrasaron, pero a finales del XIX fue reconstruido.

3-      Se puede visitar por dentro, en un tour guiado de aproximadamente una hora que nos permitirá apreciar una decoración con cientos de años de historia. Cuenta con una contigua capilla que también data del siglo XII. Un hallazgo de lo más inesperado.


7-      CASTILLO DE THUN (SUIZA)

No es muy conocido por: Pues no siempre sabemos las causas, pero es verdad que antes de ir no lo conocíamos. Suponemos que el rico entorno con lagos y montañas es lo más buscado, pero lo cierto es que hay toda una ruta de los castillos por Suiza y hay muchísimos. Recordad que ya os hemos hablado del que probablemente es el más popular, el de Chillon, así como de lo que visitar si estáis en Thun.

Donde está: La ciudad de Thun está en el extremo norte del lago al que da nombre, en el centro de Suiza, a sólo media hora por carretera de Berna, la capital y a otra media de Interlaken, uno de los destinos más populares del país para los más aventureros.


Deberías conocerlo por:

1-      Como puedes comprobar en la foto la forma del castillo es de lo más peculiar, completamente cuadrado, con cuatro torres que proporcionan unas vistas geniales de toda la ciudad y su entorno, la región del Oberland. Y es que tiene cinco pisos, lo que explica su imponente altura y alberga un precioso museo histórico.

2-      Suiza es uno de los países más caros del mundo, pero la entrada al castillo es más que razonable. 10 francos suizos para disfrutar de sus dependencias, como la gran sala de los caballeros. Si andas sobrado de “cash” también puedes alquilar algunas de estas dependencias y en determinadas épocas del año se celebran conciertos y eventos públicos.

3-      Si te quedas con ganas de más, muy cerca están los castillos de Oberhofen y Spiez, siempre junto al lago, así que la ruta medieval no ha hecho más que empezar.


8-      CASTILLO DE SUDELEY (INGLATERRA)

No es muy conocido por: El castillo de Sudeley no es tan fastuoso como otros cercanos, sino ideal para una visita tranquila, incluso familiar. Tampoco es que se publicite mucho, a nosotros nos costó encontrarlo. Lo que contiene es muy interesante, pero quizá escaso para la historia que atesora y las 25 libras que cuesta la entrada.

Dónde está: Al sur de Inglaterra, en la localidad de Winchcombe, en plena región de los Cotswolds. Está a a 45 minutos de Gloucester, a una hora y cuarto de Oxford y más o menos a la misma distancia de Bristol.

 
Deberías conocerlo por:

1-      Pese a que su interior no es visualmente despampanante, sí que está lleno de historia. Aquí vivió el rey Ricardo III y también Enrique VIII, uno de los representantes de la dinastía de los Tudor. En el interior encontramos detallada información sobre sus seis tempestuosos matrimonios, incluyendo uno con Jane Seymour y el último con Katherine Parr.


2-      Además de las dependencias del castillo, en Sudeley, dónde podemos imaginar cómo era la vida en la Edad Media, ya que fue residencia de los reyes británicos, también encontramos unos cuidados jardines fáciles y cómodos de recorrer y una pequeña capilla en la que descansan los restos de Katherine Parr.


3-      Se acumulan los motivos. También aquí el ticket vale para volver durante todo el año, y también se puede alquilar para celebrar bodas u otros eventos. Pero por si esto no bastase, Sudeley tiene una gran peculiaridad. Una vez que se ha visitado todo, el camino de salida está jalonado por una colección de faisanes en cautividad. Más de una quincena de ejemplares de esta especie de coloridos pájaros amenazados. También hay una colección de plantas, una herboristería al aire libre con especies de diversos lugares del mundo en la que podremos aprender más sobre sus propiedades.

 
9-      CASTILLO DE VAJDAHUNYAD (HUNGRÍA)

No es muy conocido por: Budapest es probablemente una de las ciudades más bellas del mundo. Su listado de maravillas es casi eterno, el Parlamento húngaro, el Bastión de los Pescadores, la Plaza de los Héroes… Hay que suponer que todo palidece con cosas así.

Dónde está: En el centro de Budapest, precisamente a espaldas de la Plaza de los Héroes. El castillo se encuentra en el llamado Parque de la Ciudad, una gran explanada con un lago dónde también está el zoo y el jardín botánico.


Deberías conocerlo por:

1-      Al estar en el centro de la ciudad, se encuentra totalmente involucrado con esta. En sus laterales se instala una pista de hielo en invierno y su origen es también algo “artificial”, ya que se construyó en madera y cartón para la exposición de 1896. Gustó tanto que se quedó. Es sede de festivales, conciertos y del museo de la agricultura húngaro. Dicen de él que es uno de los castillos húngaros más románticos.

2-      En muchos aspectos es una réplica de un castillo de Transilvania, en Rumanía, lo que de alguna manera nos transporta a las historias de Drácula. Quizá por eso la visita nocturna, como fue nuestro caso, es también bastante interesante. Disculpas por la calidad de las fotos, pero entonces ni soñábamos con escribir un blog.

3-      Porque tiene una estatua con leyenda. Se llama “Anónimo” y al parecer es un cronista del siglo XII autor de los primeros libros sobre los antiguos húngaros. Cuentan que tocar su lápiz trae buena suerte. Os obviaremos nuestras fotos haciéndolo, pero la verdad es que no ha ido mal del todo. El patio se puede visitar de manera gratuita. El museo agrícola cuesta 1.100 florines húngaros, al cambio menos de 4 euros.


10-   CASTILLO DE BAIONA (ESPAÑA)

No es muy conocido por: No tenemos muchas respuestas para explicar porqué este castillo de Monterreal no es tan valorado como debería. La pequeña localidad pontevedresa de Baiona, que lo alberga, es en sí una joya y el castillo uno de sus lugares más icónicos. También en este caso Galicia ofrece tanto al visitante que cuesta conocerlo todo.

Dónde está: En Baiona, al sur de Vigo y cercano a la frontera con Portugal. Está en la provincia de Pontevedra a casi una hora de la capital.


Deberías conocerlo por:

1-      Su importancia es capital. En marzo de 1493 Martín Alonso Pinzón llegó aquí, a la playa en la que se ubica el castillo, tras su viaje a América, por lo que se cuenta que este fue el primer lugar de toda Europa en conocer la noticia de la existencia de nuevo mundo.


2-      Te puedes alojar en él. El recinto interior ha sido completamente remodelado y en la actualidad acoge el Parador del Conde de Gondomar. Puede que eso le reste romanticismo a la historia, pero aumenta su comodidad, eso es evidente.

3-      Sus vicisitudes históricas son también muy numerosas. Hubo una época en la que sólo los puertos de La Coruña y Baiona podían comerciar con el extranjero, por lo que esta fue una región próspera. Cuenta con una situación estratégica en la entrada de la ría de Vigo y ha sido escenario de numerosas batallas con las tropas portugesas. Hoy, fuera de todo ambiente bélico, es uno de los grandes reclamos de una bonita villa que bien merece un par de horas de recorrido pausado.


Pues esas son sólo algunas de nuestras sugerencias. ¿Te han gustado? ¿Cuáles añadirías? Escríbenos lo que quieras, prometemos contestar. Y si quieres más información de alguno de los castillos, debajo te dejamos enlaces que te pueden ayudar. Ya sabes que puedes pinchar en cada foto para hacerla más grande y encontrarlas todas en nuestro Pinterest. Disfruta del viaje.












Comentarios